Acabo de leer a este señor que murió en el año 430 DC, es decir, hace algunos años.

No tenían en aquellos tiempo problemas de una vida especialmente ajetreada por las prisas o por una sociedad muy exigente como es la actual. Por eso me ha llamado especialmente la atención. Dice que:

“Nada es tan liviano que no parezca pesado a quien lo soporta involuntariamente, y nada es tan pesado que no parezca liviano a aquel que lo soporta con buena voluntad”

Vamos, que al final, lo importante es esa actitud o buena voluntad para que la vida pase lo más liviana posible. No hablo por los demas, hablo por mi, a veces dramatizo los problemas. Tengo que vivir la vida sin darle tanta importancia a los problemas

¿Y tú?

 

 

 

Suscríbete y únete al equipo

Te mandaré únicamente información útil sobre gestión de uno mismo y de equipos de trabajo.