“El prejuicio es una carga que confunde el pasado, amenaza el futuro y hace inaccesible el presente”. Maya Angelou, poetisa, novelista, activista por los derechos civiles, actriz y cantante, guionista y directora de cine estadounidense (1928 – 2014)

Ayer tuve la fortuna de asistir a una conferencia-coloquio que trató sobre el tema del título en una empresa concreta Xerox España. Estuvo Paloma Beamonte, Presidenta de Xerox España y Portugal y fue moderado por Antonio Hidalgo, Profesor del Instituto Internacional San Telmo.

Voy a comentar solo alguno de los temas que más me gustaron.

Lo primero que hay que plantearse es por qué es bueno que haya mujeres y hombres en los equipos directivos.

  • Genera diversidad
  • La diversidad es clave para la innovación y la creatividad
  • Se atrae mejor al talento
  • Se cumple la normativa
  • Mejora tu reputación.

Para mí la creatividad aporta valor al cliente. Dar una solución original a un problema de siempre es la clave de la competitividad. ¡Qué fácil de decir y que difícil hacer!

Pues la mejor forma de ser competitivo es rodearse de gente distinta, por supuesto, mujeres.

Dijeron que en los años 60 Xerox estaba preocupada por las minorías, en los 80 por la diversidad. En los 90 en los planes de sucesión para que se respetase esa diversidad. En el 2000 se evolucionó hacia el concepto de INCLUSIÓN. ¿Y qué es esto? Que los trabajadores no tengan que tener como dos perfiles uno profesional y otro personal, que cualquiera pueda ser como es, sin tener que fingir (Paloma Beamonte).

No sé si soy “políticamente correcto” al afirmar que yo creo en el talento, no en las cuotas o en porcentajes. Las personas valemos mucho y lo hacemos seamos hombres o mujeres, mayores o jóvenes. Sin embargo, ayer veíamos que es necesario apoyar a las mujeres con esas cuotas para romper una tendencia. Y esta tendencia la expone magistralmente la  profesora Anne Marie Slaughter en un artículo que se titula “Why women still can´t have it all” publicado en The Atlantic. El problema es que muchas mujeres abandonan, temporal o definitivamente, el mundo laboral por atender a su familia. Hay que abandonar viejas fórmulas para conseguir que sea compatible trabajar y cuidar a la familia –hombres y mujeres-. Si esto no cambia será muy difícil que podamos tener mujeres de talento en las organizaciones.

Para terminar solo decir que estoy totalmente de acuerdo con las mujeres que ayer decían. El problema es que ellas no se lo creen: no confían en ellas mismas.

Esta es la clave:  Valéis mucho y podéis llegar muy lejos

¡¡¡VIVA EL PODER FEMENINO!!!

Suscríbete y únete al equipo

Te mandaré únicamente información útil sobre gestión de uno mismo y de equipos de trabajo.