Acabo de leer este artículo que parece que lo he escrito yo.

Hay que intentar aplicarlo

Si no está en tus manos poder cambiar una situación que te causa dolor, siempre podrás elegir la actitud con la que te enfrentarás a ese sufrimiento.

Cuántas veces nos vemos agarrados a recuerdos, a imágenes de antes, a personas del pasado, sin darnos cuenta de que para vivir el presente y agarrar el futuro, es necesario crear un vacío en nuestras vidas, dejando de lado ciertos sentimientos y angustias que determinados recuerdos nos causan.

Hay muchas personas que viven ancladas en momentos del pasado que ya no existen; eso impide que vivan su realidad, disfruten del presente y piensen en su futuro. Vivir en el pasado desbarata tus sueños y metas, además de apartar a los demás de tu vida.

“Si no está en tus manos poder cambiar una situación que te causa dolor, siempre podrás elegir la actitud con la que te enfrentarás a ese sufrimiento”
– Viktor Frankl-

3 pasos para soltar el pasado

Hay muchas formas de liberarse y desprenderse del pasado, de dejar de lado los recuerdos y de conseguir realizar el famoso “carpe diem” para vivir el momento, el ahora, el presente. ¿Ya te has parado a pensar en los momentos felices y bonitos que vives cada día?

Una conversación con un amigo, una sonrisa de tu pareja, un abrazo de tu hijo. Mientras tanto, no basta solamente pensar en ellos, vívelos cuando están sucediendo, no te distraigas, deja de mirar el móvil, apaga la televisión y disfruta el presente con los cinco sentidos.

“Si el presente intenta juzgar el pasado, perderá el futuro”.
-Winston Churchill-


Por tanto, para disfrutar nuestro presente y nuestro futuro, es necesario liberar el pasado al cual nos apegamos, muchas veces sin sentido. Déjalo ir, guárdalo y sigue viviendo, tu vida espera para ser vivida. A continuación daremos 3 simples consejos para que consigas liberarte de tu pasado:

Aceptar

El pasado no puede cambiarse, con todo, el presente y el futuro sí. Por tanto, acepta lo que sucedió y libérate de la culpa que cargas sobre tus hombros (por ejemplo, en confesión), que ya no te permite ni ver el futuro ni sentir el ahora. La aceptación es fundamental para poder encarar los problemas de frente.

Aprender

De todos los incidentes que sucedieron en el pasado, puedes extraer alguna enseñanza. Ya sabemos lo que no debemos volver a hacer, lo que tendremos que evitar. Si volvemos a cometer el mismo error que ocurrió en el pasado, ya no es un error, es una elección. Ya que puedes escoger, ¿prefieres seguir agarrado al pasado o aprovechar cada segundo de este momento?

Perdonar

En muchas ocasiones no conseguimos perdonar a una persona que nos hizo daño, a un amigo que nos engañó. Sin embargo, eso permitiría que el rencor disminuyese, pues perdonar es una forma de seguir en paz con nosotros mismos y con los demás. Perdona a los demás, pero perdona de verdad, sin falsedad, y perdónate también a ti mismo. Solamente de esta forma te librarás de las cadenas que te mantienen prisionero de un pasado que no puedes cambiar.

Agarra el futuro

Permítete soñar, piensa en cómo quieres que sea tu vida en el futuro, y haz todo lo posible para que ese sueño se vuelva realidad. Define un objetivo y todos los pasos para alcanzarlo. ¿Cómo es la casa en que quieres vivir? ¿A qué lugares quieres viajar? ¿Qué trabajo quieres tener? ¿Cómo es tu persona ideal?

Si crees que todo depende de la suerte o de otras personas, estás muy equivocado, pues la única persona capaz de volver reales tus sueños eres tú mismo. Nadie va a ir a tu casa y a ofrecerte el trabajo de tus sueños, el hombre o mujer que siempre soñaste no se va a presentar de un día a otro ante ti, ni una varita mágica te va a dar ese hogar que quieres.

Sal y agarra tu futuro. Una vez que hayas establecido tus objetivos, piensa en todos los pasos a seguir, usa un calendario y planea todos los detalles. De vez en cuando, analiza tus progresos y corrige los errores cometidos. Con todo, ten en cuenta que tus objetivos tendrán que ser claros y concisos, tendrán que ser posibles y realistas.

 

“El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad”.
-Victor Hugo-

Suscríbete y únete al equipo

Te mandaré únicamente información útil sobre gestión de uno mismo y de equipos de trabajo.