Hoy he leído una frase de Mario Alonso Puich:  “cuando un auténtico líder habla, cuando utiliza las palabras, su verdadera intención no es dominar, su verdadera intención no es controlar, su verdadera intención es servir, apoyar, inspirar y ayudar. Es decir, cuando un líder es auténtico su palabra es auténtica, porque sale de un lugar distinto”, y no puedo estar más de acuerdo.

El problema es que los paradigmas de los líderes en muchas ocasiones no son éstos, salvo honrosas excepciones. Los paradigmas que encuentro es que “los trabajadores son un problema”, “los trabajadores son enemigos pagados” y en cualquier caso “no están para que yo les sirva sino para que ellos me sirvan a mí”. Y con estas creencias, esos líderes cómo van a “servir a apoyar…” a sus equipos.

Hace falta un ejercicio de reflexión personal, quizá con ayuda de alguien, para que analicen nuestros líderes, cuáles son sus creencias y si las tienen que cambiar.

Ánimo… aquí estamos.

Suscríbete y únete al equipo

Te mandaré únicamente información útil sobre gestión de uno mismo y de equipos de trabajo.