Efectivamente, no se trata de trabajos que nadie quiere, de esos que le avergüenzan a uno, y tampoco es cuestión de que no haya oferta de empleos. La paradoja es que en el mercado laboral hay muchos puestos que resultan muy complicados -si no imposibles- de cubrir: comerciales expertos y representantes de ventas son los más difíciles de llenar por los empleadores en todo el mundo, seguidos de los técnicos, ingenieros y, curiosamente, los conductores (sobre todo los de camiones y maquinaria pesada o para la construcción, chefs y panaderos, mecánicos o electricistas).

TEXTO COMPLETO ARTICULO DE EXPANSIÓN

Suscríbete y únete al equipo

Te mandaré únicamente información útil sobre gestión de uno mismo y de equipos de trabajo.